El drama de hacerse la prueba del VIH por primera vez.

Atrás quedaron esos tiempos en los que, ignorantemente, se creía que solo los homosexuales o las prostitutas podías ser contagiados con VIH (Virus de la inmunodeficiencia humana). Hoy en Colombia las cifras, presentadas por ONUSIDA, revelan, lamentablemente, que al rededor de 48.000 personas viven con el diagnostico positivo y de estos, al menos 33 mil casos han sido registrados en hombres y más de 12 mil en mujeres, entre heterosexuales y homosexuales. Siendo el contagio por trasmisión sexual la causa más popular.

Pero aunque las cifras son alarmantes y el Ministerio de Salud, junto con organizaciones no gubernamentales y fundaciones han adelantado campañas de sensibilización frente al tema, llevando la consiga del sexo seguro como lema principal, aún hay muchas personas que tienen poco conocimiento de la enfermedad y muchos otros que incluso, nunca se han sometido a una prueba de VIH.

El tema sin duda genera miedo, ansiedad y angustia. El no estar del todo bien informado sobre lo que realmente es ser 0 Positivo, hace que algunas personas ni siquiera se les pase por la cabeza hacerse una prueba, solo por el miedo de obtener un resultado desafortunado y no saber manejar la situación. Pero, por difícil que pueda ser afrontarlo, es necesario hacerse la prueba, al menos una vez. La experiencia, sea cual sea el resultado, seguramente le dará una visión muy distinta de la que ya tiene sobre el Sida.

La experiencia habla.

Cuando me realice por primera vez la prueba de VIH, hace ya algunos años. Cuatro para ser exactos. Tenía muy poca información sobre el tema, tanto de los tratamientos que existen para las personas que resultan infectadas, como del procedimiento en si al hacerse la prueba. Recuerdo haber llegado al laboratorio, preguntar el precio y después de pensarlo por unos minutos, acceder a realizarme la prueba en ese mismo momento. Estaba tan nervioso que, hasta el color de mi sangre me escandalizó. Recuerdo que la enfermera mencionó que era un rojo “muy oscuro” y lo primero que se me vino a la cabeza fue, “estoy infectado”. Debido a la expresión de susto en mi rostro, la enfermera rápidamente me dijo que el color de la sangre lo determinaba, entre otras cosas, el tipo de alimentación que llevaba. Eso me tranquilizo un poco, pero no lo suficiente.

La prueba que me realice fue la famosa, ELISA. El resultado me lo entregaron cuatro días después. En ese periodo, no pude pensar en nada más. Me imaginaba abriendo el sobre y viendo la palabra ‘positivo’ en letras mayúsculas. Pensaba en como se lo contaría a mi familia y a mis amigos.

La paranoia fue tanta que comencé a investigar sobre tratamientos y  sobre casos de famosos diagnosticados 0 Positivos. Me alarmé con las altas cifras que habían en el país y hasta me imaginaba haciendo una lista con mis parejas sexuales pasadas para llamarlas por teléfono a darles la noticia. Tipo capítulo de ‘Sex and The City’.

Pasados los cuatro días fui por el resultado y como lo quería y deseaba, fue negativo. Nadie más que yo sabía que el resultado sería negativo. Pues nadie conoce tu historia sexual como tú mismo. Pero aún así, al enfrentarse a una de estas pruebas, el fatalismo y el drama se apoderan de tu mente.

El resultado fue liberador y tranquilizante. pero después de la angustia que pase esos días y de toda la información que tenía sobre el tema. Definitivamente las cosas no iban a volver a ser iguales. Yo también era uno de los que tenia el Sida estigmatizado en solo en algunos sectores de la sociedad y creía que solo  ‘cierto tipo de personas’ podía resultar infectada. Nada más lejos de la realidad.

La primera vez que me hice la prueba del VIH estaba tranquila, hasta que, para entregarme el resultado me hicieron entrar al consultorio de una psicóloga. La prueba salio negativa, pero el solo pensar en lo que me diría la doctora, me puso los nervios de punta. Anónimo.

Hacerse la prueba, así sea una vez

En el mundo, la cifra de mujeres infectadas cada vez es más alta. Muchas de estas, resultan siendo 0 Positivo debido a que su pareja a la que ellas creen fiel, las infecta. Otros casos se dan por desinformación, sobre todo en adolescentes y jóvenes, quienes creen que eso ‘nunca les va a pasar a ellos’ y terminan teniendo sexo sin protección tanto con parejas estables, como con parejas sexuales ocasionales. Los casos que menos reportes generan, pero que también se dan, son aquellos en los que las personas resultan infectadas debido a una transfusión de sangre o por consumo de consumen drogas.

Cualquiera que sea el caso, es importante saber, que con los avances en investigaciones medicas, el diagnóstico temprano y los cuidados necesarios, hoy en día, vivir con VIH es posible. Cada vez el estigma es menos y la calidad de vida es favorable, en comparación con hace algunos años. Es por eso que hacerse la prueba y saber cual es tu estado frente a esta enfermedad es una prioridad.

Se tienen dos opciones.

  1. Las pruebas rápidas, cuyo resultado se puede obtener en aproximadamente 20 minutos y tienen un 99.6% de efectividad. Este tipo de pruebas analizan la sangre de una vena o de una punción del dedo o líquido oral para buscar la presencia de anticuerpos que combaten el VIH.
  2. La famosa prueba ELISA. Con esta los resultados si tardan algunos días en ser entregados. Consiste en una prueba de sangre que se toma y procesa en laboratorios que detecta los anticuerpos producidos por el organismo como respuesta a la infección por VIH.

Siempre da mucho susto hacerse la prueba. No solo la primera vez. Cuando se es consciente de que no se ha sido cuidadoso en la parte sexual, el susto y la culpa, siempre estarán presentes. Fernando Ortíz, psicólogo.

QUE SE RECOMIENDA

  • Si es la primera vez que te vas a hacer la prueba de VIH, se recomienda que le pidas a alguien cercano que te acompañe. Así al momento de recibir los resultados no te sentirás solo ni desorientado, sea cual sea el resultado.
  • Los expertos recomiendan realizarse la prueba noventa días después de haber tenido relaciones sexuales sin protección para efectividad en los resultados. Después de hacerse la prueba por primera vez, también es recomendado volverla a tomar seis meses después.
  • No dejarse llevar por los nervios o la desinformación. Si el resultado es positivo debes saber que no te vas a morir inmediatamente, ni a los días ni a los meses. Que con el tratamiento adecuado y siguiendo las recomendaciones de los médicos, puedes tener una vida plena y normal por muchos años más.

La mejor y más acertada recomendación es practicar el sexo seguro. No solo usando condón, sino también escogiendo muy bien a tus parejas sexuales. Tratando de conocer su pasado sexual, lo más que puedas. Tener la confianza para preguntarle si alguna vez se ha hecho la prueba y cuantas veces a practicado el sexo sin protección. La confianza y la información son las mejores armas de combate.

y Ustedes, ¿se han hecho la prueba de VIH alguna vez?

 


  • Dam Mina

    Comunicador social. Periodista. Realizador audiovisual. Escritor aficionado. Fanático #1 de Shakira y tío enamorado. ¡Por qué hacer las cosas mal si las puedes hacer bien!

    dam-mina has 31 posts and counting.See all posts by dam-mina

    Deja un comentario