¿Por que nos Acordamos de las Caras y no de los Nombres?

Cuando vas a una fiesta o reunión, y te presentan a una personas que se llama Andres, hablas con el, y al rato se lo tienes que presentar a un amigo, y ya no recuerdas su nombre aunque hace 15 minutos te lo habían presentado, pero si te lo vuelves a encontrar dentro de 6 meses, lo recordaras por su cara pero no por su nombre, a muchas personas nos suele pasar esto.

Es un hecho común que recordamos mucho mejor las caras que los nombres. Hay varias razones para ello. La primera es el esfuerzo cognitivo. Cuando tienes delante una cara debes decidir si la reconoces o no. Cuando quieres recordar un nombre debes buscarlo en el almacén de la memoria. No es un simple sí o no, debes traer a la memoria un nombre concreto. La primera tarea tiene una respuesta sencilla sí o no mientras que en la segunda debes buscar un nombre concreto: Andres


Además, todas las caras son distintas, pero muchas personas comparten el nombre. Aunque en realidad es una ventaja. Si cada persona tuviera un nombre distinto, nuestro almacén de nombres sería mucho mayor del que es. Simplemente nuestro cerebro no puede almacenar tantos nombres.

Pero la razón principal es de índole computacional y evolutivo. La capacidad para recordar caras es mucho más poderosa y antigua que la facultad para recordar nombres.
El lenguaje humano es una característica evolutiva muy reciente. No sabemos si los neandertales hablaban. En todo caso la antigüedad del lenguaje puede cifrarse en unos pocos cientos de miles de años. Digamos cien mil años. Y las áreas cerebrales involucradas en el lenguaje, aún siendo un prodigio, no son muy grandes.


  • Ed Murillo

    Fundador y director de esta actualidad total, publicista, estratega digital, convencido del marketing digital... Si quieres conocerme mucho más. te invito a seguirme en mis redes sociales:

    ed-murillo has 4540 posts and counting.See all posts by ed-murillo

    Deja un comentario